Te dejamos un breve repaso de lo que fue esta temporada para el equipo que ahora comanda Guillermo Barros Schelotto.

Se termina otro año agridulce para Boca, donde se vivieron muchas tristezas, pero donde también los hinchas xeneizes tuvieron varias alegrías. A continuación, repasaremos los mejores momentos del club de La Ribera en este 2016. Mirá:

UNO:

Bofetada: luego de haber conseguido 2 títulos en el 2015, el 2016 comenzó de una manera olvidable para Boca: un 0-4 contra San Lorenzo en la Supercopa Argentina. Por si fuera poco, por un error dirigencial, el equipo de Arruabarrena perdió en esta final la clasificación a la Copa Sudamericana, esa que merecía por haber obtenido la Copa Argentina y el Torneo local del año anterior.

DOS:

Chau/Hola: previo del partido frente a Racing por Copa Libertadores, el mundo Boca quedó conmocionado por la salida del Rodolfo Arruabarrena como entrenador del equipo. El Vasco fue cuestionado porque el equipo no mostraba carácter a la hora de disputar los clásicos y por ese arranque para el olvida con el 0-4 frente a San Lorenzo. Inmediatamente llegó Guillermo Barros Schelotto, el técnico soñado por Daniel Angelici y Mauricio Macri, que había tenido un gran paso por Lanús.

TRES:

Acá mando yo: Guillermo tuvo su primer momento tenso como entrenador de Boca Juniors al tener que rescindirle el contrato a Daniel Osvaldo. Los problemas de indisciplina del delantero colmaron la paciencia de un Mellizo al que no le faltó pulso para decidir echarlo, aún si el equipo se quedaba sin otro delantero de área.

CUATRO:

Éxtasis: Boca Juniors superó a Nacional de Uruguay en una serie durísima que culminó con unos penales para el infarto. Esa victoria dejó al equipo de Guillermo en una semifinal de la Libertadores, regresando al club a esta instancia luego de cuatro años. El gol y roja de Pavón, las atajadas de Orion desde los doce pasos, sumados a la definición de Fabra y a la de Carrizo, fueron los puntos más altos de una noche mágica para el hincha.

CINCO:

Golpe al alma: 45 días de pretemporada, cuatro refuerzos y el definir en La Bombonera. Nunca Boca tuvo tanto a favor para enfrentar una semifinal de Libertadores en su historia, pero aún así terminó eliminado de manera sorpresiva contra un débil Independiente del Valle. La falta de efectividad, los horrores defensivos y la displicencia generalizada, fueron los factores de una caída que no debió ser.

SEIS:

Nueva era: la eliminación de la Libertadores dejó varias secuelas, siendo la partida de Orion y el Cata Díaz el punto más contundente. Sin ellos el vestuario quedó en manos de Carlos Tevez y Fernando Gago, quienes serían los motores de un Boca que llegó a ilusionar. Además, se concretó la llegada de Wilmar Barrios, Sebastián Pérez, Nazareno Solís, Axel Werner y el retorno de Fernando Tobio. Ellos se sumaron a Santiago Vergini, Fernando Zuqui, Darío Benedetto y Walter Bou, quienes habían sido incorporados días atrás para la Libertadores.

SIETE:

Sin desafíos internacionales: el pésimo nivel en el Transición 2016 del primer semestre había obligado a Boca a ganar la Copa Argentina para ir a la Libertadores. El equipo arrancó bien y parecía que el sueño era posible cuando se derrotó a Lanús en un partido de dientes apretados. La eliminación con Central, en la que se regaló un tiempo, fue otro golpe al alma y la ilusión de ganar la séptima. Por si fuera poco, la CONMEBOL cambió sobre la marcha la estructura de sus torneos y el cómo se clasificaba a ellos, dejando al Xeneize sin poder jugar la Sudamericana del próximo año, certamen que debería disputar por cómo terminó en al actual Torneo Largo.

OCHO:

Regreso esperado: Fernando Gago volvió en España para que Boca Juniors derrote al Sevilla, exponiendo otro fútbol gracias al juego del volante central. El recuperarse de una segunda ruptura del tendón de su tobillo hizo que su regreso fuera con otra frescura y mentalidad. De repente Pintita pareció retornar a sus inicios, los de la era amateur, disfrutando el juego como cuando era un juvenil, algo que impactó positivamente en su juego y el del equipo.

NUEVE:

Carácter: Boca tenía que enfrentar 3 clásicos de manera consecutiva, poniéndose a prueba luego de un par de temporadas en las que el plantel falló en este tipo de duelos. 2-1 contra San Lorenzo de visitante, 4-2 a Racing en La Bombonera y otro 4-2 frente a River en el Monumental. El Boca de Guillermo encontró su mejor versión gracias al regreso de Gago, el cambio de sistema y la presencia de un Carlos Tevez brillante.

DIEZ:

Hasta pronto, Carlos: La Bombonera se vistió de fiesta para ver cómo Boca goleó por 4-1 a Colón de Santa Fe, logrando anotar póquer de goles en tres duelos consecutivos, y así quedar como el único líder del campeonato. Además, la gente dejó su garganta para intentar convencer a Tevez para que se quede en Boca y no vaya a China. El Apache se fue entre lágrimas, sabiendo que pese al amor demostrado era la hora de decir adiós.