El cuerpo técnico insiste en la llegada de un extremo que estuvo muy cerca de llegar a mitad del 2016.

Oscar Benítez es el deseo del Mellizo para el 2017 debido a la baja de Carlos Tevez. El entrenador planteó a la dirigencia el volver a insistir por este extremo que tan cerca estuvo de vestir la camiseta de Boca Juniors en la semifinal de la Copa Libertadores 2017. Hoy, sin mucho lugar en el fútbol de Portugal, podría tener otra oportunidad para ser refuerzo del club.

Junior, como le dicen, iba a dejar Lanús para ser comprado por Boca y el Benfica en una coopropiedad que nunca llegó a ser. De hecho, el Xeneize le pagó a la CONMEBOL una multa por extender el periodo de entrega de lista de buena fe para la semifinal contra Independiente del Valle porque se quedaron esperando que envíen desde Portugal los papeles para que Benítez pueda ser inscrito.

Finalmente Junior no jugó más que un amistoso para el Benfica, que lo cedió al Sporting Braga para que se acostumbre a la liga de Portugal; pero Benítez ahí disputó 4 partidos, siendo solo dos como titular. Su préstamo en los Guerreros de Minho termina en junio, pero Boca intentaría negociar para que lo manden para la Argentina así logra la continuidad que no parece que podrá conseguir allá.

Oscar Benítez tiene 23 años y conoce muy bien a los Mellizos por su paso por Lanús. Entre sus características se destaca, pese a su altura (1,83), su gran velocidad y su gambeta, teniendo en el debe el tener que llegar más al gol.

Ahora sin Carlos Tevez en el plantel, no se descarta que en Boca busquen otro extremo para potenciar el 433 como esquema. ¿Será Junior Benítez el elegido?